mercedez-benz-0-362-1972

Logo_historia

Nace en el año 1979 cuando don Héctor Concha Correa, se desempeñaba como funcionario administrativo y su hijo mayor, Juan Alberto era funcionario del área de mantención de la Empresa de Colectivos del Estado (ETC), la cual ese año cesa funciones quedando tanto don Héctor como su hijo sin trabajo y con una familia a la cual mantener, por lo que encontrar una manera de generar ingresos era urgente.

La oportunidad de negocio y solucionar este inconveniente se genera cuando la misma empresa da a los funcionarios la posibilidad de adquirir los buses de la empresa, opción tomada por don Héctor que a su vez solucionó también la necesidad de trabajo de su hijo Juan Alberto pues estas máquinas adquiridas necesitarían de mantención para lo que se creó un equipo de mecánicos y eléctricos que trabajaron junto a él en ETC, quedando este equipo a cargo de Juan Alberto Concha, el cual prestaría también el servicio de mantención a los colegas de don Héctor que también adquirieron buses.

La mantención de las máquinas hacía necesario mantener un stock de repuestos punto clave en lo que vendría.

Luego de unos años de generada esta empresa de mantención, su hijo Juan Alberto falleció. Con su partida don Héctor no logra encontrar una persona de confianza capaz de dirigir y controlar dicha área, ante esto y ya a esas alturas con un stock de repuestos alto que daba para cubrir tanto la mantención como la venta al público, decide dedicarse solo a la venta de repuestos y así nace lo que hoy es SELMER, abreviación de “Servicio, Electricidad, Mecánica y Repuestos.

El esfuerzo y la perseverancia le permiten hacer crecer su empresa, siempre con humildad y capacidad para aceptar y enfrentar los cambios tanto en su vida empresarial como familiar, de la mano siempre de su fe en Dios, del amor a su familia la cual integra a su empresa con el paso de los años, contando hoy con sus dos hijas, yerno y nieto dentro del personal de SELMER.

Su visión de futuro lo hizo arriesgarse a integrar en un área exclusiva de hombres en ese entonces, como lo eran las ventas, a una buena cantidad de mujeres, quienes en comunión hoy forman una gran equipo de trabajo del cual don Héctor constantemente, y de manera personal se preocupa, atendiendo sus necesidades más allá de lo laboral, entregándoles beneficios que permiten hoy contar con un excelente ambiente laboral en el cual los valores básicos como el respeto, transparencia y honestidad en el desarrollo de las actividades diarias son normas de convivencia.

El prestigio de SELMER es fruto del esfuerzo, tesón, respeto y por sobretodo de la gran fe en Dios que hoy tanto don Héctor como sus hijas, yerno, nieto y funcionarios integran al servicio prestado a sus clientes.

Estos 35 años de presencia y liderazgo en el mercado más que darnos la satisfacción de una meta cumplida, nos insta a seguir en nuestro camino de trabajo y esfuerzo para prestar siempre a todos nuestros clientes, en nuestra Casa Matriz y sus cinco sucursales, el mejor servicio y satisfacer todas las necesidades que ellos tengan.

«Porque nuestra meta es satisfacer sus necesidades, seguiremos perseverando para ser siempre mejor».